Archivo

Posts Tagged ‘Cronica’

‘Moralito’, te fuiste de mañanita… – Crónica !

Por Juan Rincón Vanegas

juanrinconv@hotmail.com

Lorenzo Miguel Morales Herrera como nadie, estaba preparado para su partida. Ya lo había dicho desde hace algún tiempo: “Ya estoy ni los carros viejos, que no quieren echar ni pa´ lante, ni pa’ atrá’. Se me está acabando la gasolina. Vivo porque Dios me está otorgando unos días más y he aprendido que a Él no se le puede llevar la contraria”.

También su compadre Emiliano Zuleta Baquero se lo había anticipado en la canción `La gota fría’: “Te fuiste de mañanita” y en verdad así lo hizo.  Se fue callado, pero minutos antes cuando su hija Alix Cecilia, le hablaba al oído y le tomaba su mano, se la apretó para ratificarle que la estaba escuchando y que le retornaba esas bellas palabras.

‘Moralito’, siempre vivió agradecido con el dador de sus días y expresó: “Dios me ha dado el permiso para llegar a la edad de 97 años, codearme con mis amigos y recibir  el cariño de una numerosa familia. En las tantas exposiciones sobre el tema de la muerte dijo: “Yo sé que me voy a morir. Nadie nace para semilla, pero antes de que me llegue la hora, que me deje disfrutar de mi familia y de mis amigos. A la muerte, como a la vida, no hay que tenerle miedo, porque desde que nacemos sabemos que a cada cual nos llega el momento de partir. Dios, dispone de uno cuando así lo requiera, pero es doloroso ver como se despiden de la vida personas muy pegadas a nuestras entrañas. En fin, es duro, pero así son las reglas divinas”.

La vida del viejo juglar

Este juglar vivió una vida consagrada al folclor y en los últimos años varias enfermedades lo llevaron a una silla de ruedas, desde todo impartía instrucciones y se la pasaba cantando y contando su vida y las historias de sus canciones, siendo la principal ‘El errante’.

A pesar de ser un juglar completo, tocaba, cantaba y componía, la canción que lo catapultó fue ‘La gota fría’, que narra la piqueria que nunca tuvo con su compadre Emiliano Zuleta Baquero.

Sobre este tema, al que se refirió en muchas ocasiones, dijo: “Al que le van a dar le guardan, y mi compadre Emiliano se quiso salir con la suya, pero al final yo salí ganancioso, aunque con el bolsillo pelao. Nunca peleamos, fuimos excelentes amigos y compañeros de parranda. Si analizan bien la canción ‘La gota fría’, parece que fuera de mi autoria, y muchos todavía me preguntan eso, porque en todo el trayecto de la letra aparece es ‘Moralito’ como el inspirador. En fin. Esas son jocosidades de las canciones y en este caso soy solamente el protagonista porque de ella no obtuve ni un peso, porque mi compadre Emiliano no es que fuera tacaño, sino olvidadizo”.

Dejó de tocar su acordeón por una promesa que le hizo precisamente a su compadre Emiliano. La promesa consistía en que si alguno de los dos moría, el otro silenciaba su acordeón y así se cumplió. Con el más grande dolor ‘Moralito’ dejó de tocar lo que más amaba, su acordeón.

Entonces en ese momento al relatar sobre su promesa que cumplió al pie de la letra dijo: “Dejar de tocar no me aflige porque ya dejé muchas canciones que son mi carta de presentación, incluso, hay bastantes inéditas y eso me hace feliz. Mi nombre y mi obra son universales, soy un abanderado de la música vallenata y lo fui en el tiempo en que las canciones no valían nada, ahora valen millones de pesos y casi no dicen nada. Comprendo que son otros Leer más…

Leandro y Lorenzo juglares a la altura – Noticias !


Por Juan Rincón Vanegas
juanrinconv@hotmail.com

Lorenzo Miguel Morales Herrera y Leandro José Díaz Duarte, no solamente tienen extensión de edad sino que cuentan con la altura necesaria para ser grandes juglares vallenatos porque durante sus vidas se han dedicado a explicar en canciones esas historias donde juegan en la delantera: la naturaleza, los pueblos, los amigos y los amores que pusieron a sonreír sus versos y que se han quedado regados en el camino donde la luna y el sol fueron testigos de los paseos de sus corazones.
En el Teatro Julio Mario Santo Domingo de Bogotá estos juglares fueron los ejes centrales donde giró el mundo vallenato visto desde el talento de Reyes Vallenatos, del grupo folclórico Chingalé, de Los Niños del Vallenato de la Escuela Rafael Escalona Martínez y del cantautor Gustavo Gutiérrez Cabello.
El paseo lo inició Leer más…

Silvestre hizo conmigo un gesto de cariño – Noticias !


Por Juan Rincón Vanegas

Silvestre hizo conmigo un gesto de cariño, dice el protagonista del video polémico.

Todos en una de las casas del tradicional barrio La Guajira, de Valledupar, querían hablar de la polémica que se ha armado debido a que el cantante Silvestre Dangond, en la presentación que realizó en el corregimiento de Patillal, el pasado 25 de diciembre, hizo una broma y le tocó a un niño sus partes íntimas.

Naturalmente es la casa donde vive el niño de 10 años, Moisés Elías Molina Mejía, protagonista del hecho. Su abuela Ana Julia Sánchez Acosta y su tía Ludis Esther Molina Sánchez, quieren expresar su sentir, pero permiten que su nieto y sobrino, respectivamente, entregue su concepto. Es entonces cuando Moisés dice: “cómo yo soy silvestrista cien por ciento y a morir, me emocioné y me subí como pude a la tarima y él me entregó el micrófono y dije: Lo quieren acabar, pero no han podido. Él se emocionó con mis palabras, me dio un aguinaldo y lo que Silvestre hizo conmigo fue un gesto de cariño, y nunca se vio mal, como han querido decir en alguna parte, pero en mi casa y todos los silvestristas apoyamos a nuestro querido artista, que es un artista bueno y lo mejor que tenemos”.

Recordó que su casa queda cerca a la oficina del artista y que a menudo con sus amigos lo visitan para cantarle y demostrarle su admiración.

“Él no se esconde, sale y nos atiende y nos regala algún dinero para que compremos gaseosa y pan”. Al terminar sus impresiones vuelve a repetir “Lo quieren acabar, pero no han podido, Dios bendito. A….yyy papá”.

De inmediato su abuela tomó la palabra para manifestar: “respecto a lo que pasó en Patillal, Silvestre debe estar tranquilo porque ahí no pasó nada, fue un momento simple de emoción y han querido hacerle una bulla. Cómo va uno a acusar a una persona de algo, si hay no hubo nada y – como dice mi nieto- lo quieren acabar porque está triunfando y no podemos dejar que lo acaben. Desde aquí le digo a Silvestre que adelante, que no ha pasado nada. No hubo mala intención, fue una jocosidad que acá es común. Quiero que siga siendo amigo de Silvestre, porque si fuera malo de inmediato se lo dijera, y parte sin novedad”.

Por su parte, Ludis Esther, la tía del niño, también estuvo de acuerdo con su señora madre y señaló: “qué siga siendo amigo de Silvestre, no tenemos nada contra Silvestre. Que coma y duerma tranquilo que con nuestra familia no tendrá ningún problema, nosotros no lo vamos a denunciar y menos que lo hagan segundas o terceras personas. No tienen porque hacerlo”.

Como ratificación del pensamiento de la familia, doña Ana Julia Sánchez, mando a elaborar un documento donde como poseedora de la patria potestad de su nieto, declara que el menor jamás sufrió abuso u ofensa por parte del artista Silvestre Dangond y que el hecho no es más que un comportamiento propio de la cultura costeña.

Moisés Elías, ha sido criado por su abuelita y sus tías y tíos, debido a que su padre falleció cuando el niño tenía menos de un año. “Gracias a Dios hemos sacado adelante al niño que está estudiando y quiere ser una persona de bien, como se le ha inculcado”, dice su abuela.

Fiel seguidor
Antes de terminar la entrevista el niño Moisés Elías, para demostrar ser un seguidor fiel de Silvestre Dangond, pidió que se le escuchara cantar las canciones ‘El cantinero’ y ‘La tartamuda’ y para dejar constancia repite la frase de combate donde indica que lo quieren acabar, pero no han podido.

Por su parte Alvaro Hernán Vallejo Cifuentes, padre del joven Andrés Javier Vallejo Hinojosa y Aminta María Montero Nieves, madre del niño Laureano ‘El porito’ Daza Montero, residentes en Patillal, quienes también llevaron a sus hijos a la plaza y ellos subieron a la tarima, recibiendo elogios y aguinaldos del artista, indicaron que tienen agradecimiento con Silvestre Dangond y que cuente con sus respaldos, en caso de alguna demanda.

“El video fue utilizado para crear una imagen negativa del artista, cuando lo que se quiso mostrar era que era un varón y no hubo ninguna mala intención. Silvestre es muy querido por la niñez y ponga a cualquiera a cantar una de sus canciones y se la sabe completa. Silvestre es ídolo de la niñez y la juventud y cualquiera que se suba a la tarima para estar a su lado es como lograr un sueño, como en el caso de mi hijo”, indicó Alvaro Hernán Vallejo.

Declaración de Silvestre
Finalmente, el artista Silvestre Dangond, en una declaración, lamentó lo sucedido en Patillal e indicó que en ningún momento hubo intención de causar daño a la integridad física o moral del menor y su familia.

También ofreció disculpas públicas al menor, a su familia y a la sociedad, en general, por este hecho y reconoce que cometió un error con esta broma, pero aclara que nunca hubo mala fe de su parte.

De igual manera, indica que es respetuoso de las decisiones que se tomen por parte de quienes han anunciado denuncias en su contra y para su defensa solicitó los servicios del abogado penalista, Abelardo de la Espriella.

Felipe Pelaez – Fue así como fui conociendo al cantautor Felipe Peláez, Escrito de un salsero. – Noticias


Por Haroldo Martínez

Mis panas salseros, los fundamentalistas, me van a fusilar cuando lean el título de esta columna porque pensarán que estoy dejando la salsa para volverme vallenatero, pero sé que al final se la pillarán. Se trata de un rollo mío con lo que se conoce como ‘vallenato’, el cual conozco desde mi niñez.

Siempre me ha parecido que lo que en últimas lo define -más allá del acordeón, la guacharaca, la caja y el ritmo- es la lírica. En mi infancia en ‘La Samaria’ crecí escuchando las composiciones y la mitología de los reconocidos como “juglares vallenatos”.

Los pioneros: Francisco El Hombre, Juan Solano, Luis Pitre, Pedro Nolasco Martínez y, después, Emiliano Zuleta, Lorenzo Morales, Alejo Durán, Calixto Ochoa, Abel Antonio Villa, Toño Salas. No importaba si el ritmo era puya, paseo o merengue, se trataba de vallenato con buena letra.

Un cierto día, todo se salió de madres y el vallenato se convirtió en un fenómeno cultural, social, económico, muy complejo en el que hubo de todo: desde composiciones de una cierta hechura poética hasta niveles de vulgaridad inenarrables. En ese ‘Big Bang’ del vallenato la música alcanzó tales niveles de desarrollo que nos tienen escuchándolo con timbales, piano, metales, violines. La gran perjudicada fue la lírica.

Con el respeto que me merece todo artista, debo decir que la cosa llegó al extremo en que cualquiera se creyó compositor vallenato y, ay, mi madre, hemos escuchado lo divino y lo humano. Eso me alejó de la actualidad, me refugié en los clásicos y me volví selectivo con el vallenato que quería escuchar. Aunque de manera pasiva, en el picó del vecino, seguía escuchando lo que estaba de moda. Fue así como fui conociendo al cantautor Felipe Peláez. Lo primero que fue llamando mi atención, por supuesto, fue su composición, la forma de elaborar las metáforas para hablar de la belleza, el sentimiento o la ironía.

Uno siente que en esa forma de decir hay trabajo de compositor, de autor que no se conforma con la idea inicial y la decanta hasta llevarla a la sencillez que captura. Lo siguiente, fue su estilo, su sello personal, en lo que podría denominarse “vallenato urbano contemporáneo”, las nuevas composiciones que están distantes de lo rural e imbricadas en los recovecos de la ciudad.

El canto al amor no es ya aquella cosa inocente del campo sino que se inscribe en la neurosis de la capital. Peláez es brillante, agudo, sutil, sublime, creando metáforas de neón, símiles de hormigón. Lo he visto en presentaciones en vivo desde bien cerca, en las primeras filas, y he podido apreciar en detalle su trabajo como artista.

Es un profesional serio, muy respetuoso del público y de sus músicos, jamás un gesto fuera de lugar, nunca la vulgaridad. Sobrio en el escenario, concentrado en su trabajo, su show se basa en la lírica, no en la morisqueta. Es un buen estímulo para regresar. Felipe Peláez me ha devuelto el vallenato que se me había perdido.

Ya tengo su reciente CD, original, contra la piratería, y me voy a sentar a estudiarlo este fin de semana con par frías. Contagiado con este nuevo aire del vallenato permítaseme un grito de parranda con acordeón: ¡Ese es mi compadre Pipe, nomejoñe!

haroldomartinez@hotmail.com

Luis Mateus – Entrevista Programa “Cronicas de Vallenatro” – Video Noticias !